La obra

Tomás Morales publicó en 1908 Poemas de la Gloria, del Amor y del Mar; en 1919 Las Rosas de Hércules, libro II y en 1922, de manera póstuma, Las Rosas de Hércules, libro I. Entre sus obras también debemos incluir una pieza teatral en prosa titulada La cena de Bethania, representada en 1910 por la sociedad de "Los Doce" y publicada en 1955 por Sebastián de la Nuez.

Las fuentes sobre las que se construye la obra poética de Tomás Morales se podrían clasificar en:

  • Culturales: de donde se extrae principalmente información histórica, artística y mitológica. Esta es una fuente que adquiere una especial importancia dentro del movimiento modernista.
  • Literarias: fuente común a todos los escritores.
  • Naturales: se trata de la información que el creador va a buscar directamente a la naturaleza.

Asimismo, dentro de la obra poética de Tomás Morales podemos distinguir fundamentalmente dos épocas:

1)      Desde 1905 ó 1906 hasta la publicación de Poemas de la gloria, del amor y del mar en 1908, donde predominan las siguientes características:

a.- Simbolismo: predominan el sentimentalismo literario y las evocaciones medievales y exóticas, con personajes tales como princesas tristes y caballeros enamorados. A este grupo pertenecen poemas tales como "Bodas aldeanas", "Envío" o "Palinodia".

b.- Retoricismo: predominan dos corrientes: el Modernismo retórico con influencias románticas y posrománticas, y el Modernismo de inspiración clásica española, cuyos ejemplos claros se encuentran en Rubén Darío, Villaespesa, Machado, etc.

c.- Realismo y literatura: con elementos tomados directamente de su niñez, de recuerdos del colegio, del pueblo donde vivió, del patio de la casa donde jugaba, etc. Se trata de poemas como los incluidos en "Vacaciones sentimentales".

d.- Realidad y Poesía: son poemas donde se canta al puerto, al mar, a los marinos, a las fragatas veleras, etc. Lo encontramos en "Poemas del mar".

2) Este segundo período comienza en 1909, con predominio de un ritmo más amplio en métrica e imitaciones y adaptaciones de las formas clásicas latinas y su mitología. Nos referimos a poemas tales como "Britania máxima", "Salutación a Rueda", "Himno al volcán", "Balada del niño arquero", "Oda al Atlántico" o "Alegoría del otoño" entre otros.

También están presentes durante este período elementos culturales de los tiempos modernos, que se ven reflejados en poemas como "Elegía de las ciudades bombardeadas", y elementos culturales de tema no histórico tomados de la literatura misma, como por ejemplo el poema "A Rubén Darío en su última peregrinación".

Todos los poemas de Tomás Morales están llenos de decoro. En cada verso, y hasta en cada palabra, hay un empeño de belleza y de pulimento. Nada se deja al azar: predomina la precisión verbal, los sustantivos llenos de significado y los adjetivos apretados, ya que en toda su poesía la fuerza plástica de las descripciones es de vital importancia.

Así, encontramos comentarios tan acertados como el de Francisco Villaespesa: "Tomás Morales es el más fuerte de todos los poetas jóvenes de España, el más culto, el de ritmo más amplio y el de la paleta más fastuosa"; o el de Salvador Rueda: "el arte de Tomás Morales tiene realidad, amplitud, grandeza, arrebato épico, y un modo de lanzar la imagen que es lo que caracteriza más a los poetas, tiene cierta pujanza de cíclope". (ARTILES, J. y QUINTANA, I., 1978: 192).

Enlaces relacionados

Imágenes
Foto