El autor

Biografía

Retrato de Tomás Morales a carboncillo por Eladio Moreno.

Tomás Morales Castellano nació en la calle de los Álamos, en Moya, en la casa que habitaban sus padres y que actualmente se ha convertido en Casa-Museo. Su nacimiento tuvo lugar el 10 de octubre de 1884. Sus estudios los realizó en el Colegio de San Agustín, en el tranquilo barrio de Vegueta, donde unos años antes había estudiado también Benito Pérez Galdós. Esta institución de la enseñanza canaria estuvo primero dirigida por López Botas y más tarde por otro pedagogo insigne: Don Diego Mesa de León, a quien Tomás le dedica un poema lleno de admiración titulado "Por la muerte de un educador". Los estudios universitarios de Medicina los comenzó en la facultad de Cádiz, trasladándose luego a Madrid. El ambiente literario madrileño estimuló las aficiones poéticas que alentaba el joven estudiante.

Comenzó a asistir a las tertulias que se celebraban en casa de la conocida escritora Colombine, pseudónimo de Carmen de Burgos, donde tuvo la oportunidad de recitar sus primeros versos y conocer a los autores más en boga en aquellos momentos: Díez-Canedo, Salvador Rueda, González Blanco... Precisamente sería Salvador Rueda quien le prologaría su primer libro poético, Poemas de la gloria, del amor y del mar, editado en 1908 por Magdaleno de Castro. A partir de estos años, Tomás Morales se vincula a la literatura, continúa escribiendo versos y dando recitales, y su nombre se señala ya como uno de los mejores representantes del Modernismo.

En 1910 obtiene la "flor natural" en los Juegos Florales de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, donde Unamuno actuó como mantenedor. En 1920, en el Ateneo madrileño tiene lugar la lectura de Las Rosas de Hércules, LII (1919) por el propio autor, distribuyéndose, unos meses más tarde, este libro dedicado a sus padres, don Manuel Morales y doña Tomasa Castellano. También en 1920 se le tributa un homenaje en el Hotel Metropol, en el transcurso del cual el poeta recitó varios de sus poemas, con su peculiar estilo.

Finalizada su carrera, Tomás Morales comienza a ejercer en la villa marinera de Agaete. Allí contrae matrimonio con Leonor Ramos de Armas y recibe a sus muchos amigos en su casa. Poetas, artistas, médicos y periodistas visitan a Tomás Morales y amenizan las agradables tertulias, desde Néstor y Claudio de la Torre hasta Saulo Torón y Alonso Quesada, pasando por Rafael Cabrera, Nicolás Massieu y Luis Doreste Silva.

El Cabildo encargó al escultor Victorio Macho el diseño de su mausoleo. El Ayuntamiento capitalino acordó que el mismo artista modelara un busto de bronce del poeta para que fuera colocado en el Parque de San Telmo, lugar del que sería trasladado al Paseo de Tomás Morales, donde se encuentra en la actualidad.

Yo fui el bravo piloto de mi bajel de ensueño,
argonauta ilusorio de un país presentido,
de alguna isla dorada de quimera o de sueño
oculta entre las sombras de lo desconocido...

Acaso un cargamento magnífico encerraba
en su cala mi barco, ni pregunté siquiera;
absorta mi pupila las tinieblas sondaba
y hasta hube de olvidarme de clavar la bandera...

Y llegó el viento Norte, desapacible y rudo;
el vigoroso esfuerzo de mi brazo desnudo
logró tener un punto la fuerza del turbión;

para lograr el triunfo luché desesperado,
y cuando ya mi brazo desfalleció, cansado,
una mano, en la noche, me arrebató el timón...

Tomás Morales
"Poemas del Mar"
Libro I de Las Rosas de Hércules.

Enlaces relacionados

Imágenes
Foto