UN COLECCIONISTA DE BARCELONA DONA A LA CASA MUSEO TOMÁS MORALES UNA SERIE ÚNICA DE MARCAS ARTÍSTICAS CATALANAS DEL PERÍODO MODERNISTA

19 abr 2010

La Casa Museo Tomás Morales, centro dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, acaba de recibir una donación de gran valor documental y patrimonial, por parte del coleccionista residente en Barcelona, Aitor Quiney. Esta particular donación consiste en una colección de cuarenta y tres exlibris (marca de propiedad de un libro) de principios del siglo XX donde están representados algunos de los artistas que contribuyeron a la aparición de este tipo de marcas en Catalunya y, por extensión, a toda la península. Algunos de ellos se destinaron a figuras de gran reconocimiento social, como el que realizara Ismael Smith (1886-1972) para el novelista Vicente Blasco Ibáñez en 1919.

Los artistas diseñadores de los exlibris donados por Quiney, conforman lo mejor de su momento en España. Entre ellos, Apelles Mestres o Alexandre de Riquer, de este último se incluyen seis marcas realizadas entre 1902 y 1904. La lista restante la componen Joaquím Diéguez, Joseph Triadó, Rossend Aubert, Joaquim Renart, Alexandre Cardunets, Víctor Oliva, Ismael Smith, Joan Vila, Ramón Casals, Francisco Esteve, Llorenç Brunet y, por último, un artista que hasta el momento no ha podido ser identificado.

La donación se completa con un opúsculo o pequeño tratado obra de Santiago Vinardell y titulado Una empresa catalana de Arte Gráfico: La Imprenta Oliva de Vilanova, una de las rarezas bibliográficas más buscadas por los coleccionistas. En palabras del propio Quiney, se trata de “un bellísimo ejemplar de treinta y ocho páginas editado e impreso por la casa Oliva de Vilanova con motivo del traslado a Barcelona de los talleres gráficos Oliva en 1915, en el que se reproducen viñetas, decoraciones y representaciones que algunos de los grandes ilustradores dibujaron para diferentes ediciones impresas por la imprenta de los Oliva, entre los que destaca Néstor”. En el artículo “El decorado de los libros España” recogido en esta obra firmado con una M., y que verdaderamente dificulta averiguar de quién se trata, al tratar de la influencia madrileña, el primero en ser nombrado es Néstor Martín-Fernández de la Torre. El autor del texto, gran admirador del artista canario, se refiere a él con estas palabras: “Néstor, el pintor africano (como le gusta titularse, por ser hijo de las Canarias), que pone en todas sus obras un ardor y un movimiento fascinantes. Vale la pena, por ser demostrativo de su dotes como decorador de libros registrar el éxito alcanzado por el programa de la exposición Néstor en Madrid, donde reside ahora”.

La dirección de esta Casa-Museo ha valorado esta colección, datada entre los años 1902 y 1922, como de gran importancia pues completa los extensos y riquísimos fondos bibliográficos, documentales y artísticos de temática modernista que han convertido a esta Casa-Museo en un centro referencial a la hora de abordar el movimiento Modernista en todas sus vertientes.

Ambas donaciones han sido realizadas por el coleccionista Aitor Quiney, técnico de la Biblioteca de Catalunya y especialista en Modernismo, que además participará en el próximo número de la revista Moralia, que editara la Casa-Museo Tomás Morales este año, con el ensayo titulado Joseph Triadó y Mayol: un ilustrador de libros de la época modernista, y con dos reseñas críticas acerca de las donaciones realizadas: la Colección de exlibris catalanes y el ejemplar Una empresa catalana de Arte Gráfico: La Imprenta Oliva de Vilanova.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto