LA PUBLICIDAD GRÁFICA DE FINALES DEL XIX Y PRINCIPIOS DEL XX, RECOGIDA EN UNA MUESTRA EN LA CASA MUSEO TOMÁS MORALES DE MOYA

23 abr 2009

Con motivo del Día del Libro el Departamento de Archivo-Biblioteca de la Casa-Museo Tomás Morales de Moya organiza la exposición El anuncio publicitario en la casa-museo: visítala, una muestra que recorre la impronta gráfica de distintos anuncios publicitarios publicados en los medios de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, destacando los anuncios editados en Las Esfera, Pèl & Ploma y Blanco y Negro, así como otros materiales curiosos como prospectos de propaganda y boletines de pedido, puntos de lectura.

La exposición impulsada por el centro adscrito a la red insular de museos del Cabildo grancanario, dedica un apartado especial a la fotografía donde la propia imagen adopta la forma de anuncio publicitario, mostrando postales y álbumes de costumbres con paisajes y escenarios antiguas que dan a conocer lugares y peculiaridades típicas de la isla de Gran Canaria y fotografías en general donde el propio soporte fotográfico se utiliza para anunciar al fotógrafo o su estudio fotográfico. Hasta el 29 de mayo puede ser visitada la muestra en el citado museo dedicado a perpetuar la vida y la producción literaria del poeta modernista Tomás Morales.

Con un centenar de obras gráficas y varias fotografías se configura un mapa en el que podemos aproximarnos a la publicidad que se realiza en ese momento en España, una época que coincide con un periodo de radical transformación; un espectáculo al que asisten muchos de los ilustradores del momento, que expresan por un lado el deslumbramiento ante el nuevo escenario: la moderna ciudad iluminada por la electricidad, agitada por la velocidad de automóviles, el auge de las empresas, que encargaran su publicidad a los artistas que colaboran en los medios gráficos de la época. Destacan en la exposición los sectores de alimentación, bebidas y tabacos; el de la farmacopea –sector que incluye las medicinas, las aguas minero medicinales y reconstituyentes; el de la cosmética y la higiene; el de fotografía; y el editorial –editoriales, imprentas, revistas, libros y periódicos, en definitiva anuncios publicitarios que se caracterizan por ser el reflejo de una época a la vez que expresión cultural.

Coincidiendo con la inauguración de esta propuesta, el Departamento de Enseñanza y Acción Cultural de la Casa-Museo Tomás Morales (DEAC) organiza el taller didáctico dirigido a alumnos desde Primaria hasta Bachillerato, El anuncio publicitario: más que imágenes y palabras, paralelo a la exposición con diferentes ofertas.

El objetivo principal del taller es fomentar la lectura y la creatividad trabajando con y sobre la publicidad en la prensa de finales de siglo XIX y principios del XX, con el objetivo de descubrir los mecanismos que utilizan estos mensajes publicitarios. Las actividades se centrarán en la análisis y producción de anuncios publicitarios. Se trata de acercar al alumnado y sensibilizarlo ante el anuncio publicitario como medio artístico pero también persuasivo y utilizar el texto y la imagen para desarrollar producciones alternativas.

Apartados temáticos de la exposición

Fotografía. En este apartado se muestran anuncios publicitarios de Eastman Kodak Company publicados en la revista española Blanco y Negro destacando la frase que George Eastman, fundador la Compañía Eastman Kodak acuñó para la campaña de promoción de una cámara fotográfica “Usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto”. También se incluye un apartado dedicado a “álbumes de vistas y costumbres” y postales con paisajes (antiguas vistas), lugares más representativos de Gran Canaria (edificios, monumentos). Estas postales y álbumes contribuyeron a dar a conocer lugares y peculiaridades típicas de Gran Canaria a principios del siglo XX. En este apartado también conoceremos a distintos fotógrafos y estudios fotográficos canarios o establecidos en Canarias como son Tomás Gómez Bosch, Fotografía Alemana, Enrique Ponce, Ángel Vidal Bonilla, Alberto Boissier y Romero, …y cómo también la propia fotografía servía para anunciar al fotógrafo o al estudio fotográfico en el anverso. Por último, en este apartado muestra un reportaje periodístico de La Villa de la Orotava publicado en la sección ‘Lugares y turismo’ en la revista La Esfera en 1927 donde las formas narrativas se entrelazan con las descriptivas, donde las imágenes se entrelazan con el texto, donde el reportaje periodístico adopta la forma de un anuncio publicitario.

Néstor: el producto turístico y la pequeña gran industria. Este apartado recoge en primer lugar, distintas reproducciones de carteles para promocionar el Archipiélago Canario realizados por Néstor Martín Fernández de la Torre a principios del siglo XX donde Néstor utiliza para la elaboración de sus carteles las características climáticas, geológicas, florísticas de las islas, destacando el cartel realizado en 1929 por Néstor para el Patronato Nacional de Turismo donde la imagen del archipiélago era el Valle de la Orotava con el Teide al fondo; en segundo lugar, muestra la reproducción de un cartel de una pequeña industria de Canarias, nos referimos al cartel que Néstor realiza en 1935 para la Industria Nacional Tabacos y Cigarrillos canarios.

Materiales curiosos –ephemeras. En este apartado se observa una serie de impresos sobre papel de principios del siglo XX elaborados con un propósito específico que no pretende sobrevivir a la actualidad de su mensaje. En primer lugar, prospectos de propaganda y boletines de pedidos de distintas editoriales o librerías españolas (Editorial Colón, Librería Pueyo, Editorial Apolo, Editorial Renacimiento…), para proseguir con estampas devocionales que curiosamente en su anverso anuncian algún tipo de medicamento; puntos de lectura y tarjetas postales que en su anverso también nos muestran algún anuncio.

Las nuevas máquinas del auge industrial. En este capítulo se destaca la moderna urbe, iluminada por la electricidad a través de anuncios de bombillas; la ciudad agitada por la velocidad de automóviles destacando el anuncio realizado por Ramón Casas y publicado en la revista Pèl & Ploma en 1901 donde esta creación tiene al automóvil como protagonista con la publicidad de “Auto-Garage Central” donde Ramón Casas nos presenta a una elegante dama al volante, una mujer moderna que conduce su propio vehículo, en una época en que conducir estaba solamente al alcance de unos pocos. El visitante también podrá conocer la historia del logotipo de Michelín “Bibendun” un imponente personaje hecho de neumáticos, sin duda uno de los personajes publicitarios más conocidos del mundo a través de varios anuncios publicitarios aparecidos en distintas publicaciones. Se muestran también varios anuncios de la máquina de escribir Remintong Estándar 12 donde el eslogan publicitario de este modelo de máquina de escribir fabricada en 1922 era “To save time is to lengthen life”. La traducción literal de esta frase sería “Ahorrar tiempo es prolongar la vida”. En la muestra el visitante podrá observar el modelo de está máquina de escribir que se conserva en esta institución.

El mundo del libro. El visitante podrá contemplar distintos anuncios publicitarios de la Editorial Montaner y Simón publicados en La Ilustración Artística entre 1912 y 1914. La Editorial Montaner y Simón, una de las más importantes de Cataluña, era la mejor imprenta de Barcelona. La casa-museo Tomás Morales posee numerosas ediciones de esta editorial y el visitante podrá descubrir, a parte de los anuncios publicitarios, dichas ediciones ilustradas por los mejores artistas del momento: Adriá Gual, Alexandre de Riquer, así como el Edificio de dicha editorial, uno de los más importantes de Modernismo Catalán a través de una reproducción fotográfica.

Otro apartado está dedicado a los ex libris de distintas editoriales impresos en las cubiertas traseras de muchas ediciones que se conservan en la Casa-Museo Tomás Morales que nos anuncian que editorial o librería los publica sin tener que abrir el libro, destacamos el de la librería Pueyo realizado por Juan Gris y el de la editorial Renacimiento realizado por Marco. Otro apartado está dedicado a los anuncios publicitaros de las editoriales españolas. La mayoría de las editoriales españolas se anunciaban en los medios gráficos de la época sobre sus lanzamientos de libros a través de los anuncios que insertaban en las secciones dedicadas a los anuncios o en las cubiertas traseras de estas publicaciones ayudando a financiar estos medios de comunicación.

La publicidad en Mundial Magazine y Tomás Morales. La revista Mundial Magazine apareció entre mayo de 1911 y agosto de 1914 (se publicaron 40 números) y su director fue Rubén Darío. Se editaba en París, lugar de trabajo de Darío. La revista daba cuenta de los más variados aspectos de la cultura y la ciencia del mundo hispánico. A Mundial Magazine le estaban reservados contenidos principalmente relacionados con la literatura, el arte y la historia, aunque entre sus páginas tuvieron cabida artículos y reportajes de muy variada índole, incluidos los de carácter científico o geográfico. Se trataba, al fin y al cabo, de dar a conocer en todo el mundo los valores y los avances de la cultura hispánica del momento, en todos y cada uno de los países en que ésta se desarrollaba. Tomás Morales publicó en Mundial Magazine dos poemas de gran virtuosismo estético y compromiso ideológico: «Britania Máxima», Mundial Magazine, nº 18, octubre de 1911, y «Oda a las glorias de don Juan de Austria», Mundial Magazine, nº 39, julio de 1914.

Alimentación, bebidas y tabacos. A principios del siglo XX las empresas de alimentación, bebidas y tabacos ostentarán un papel decisivo en el contexto publicitario. La prosperidad lograda por estos negocios se vio reflejada en la ingente inversión publicitaria de estas empresas que encargarán su publicidad a los jóvenes artistas que están comenzando a desarrollar sus carreras mediante colaboraciones en medios gráficos de la época. Destaca la muestra el Almanaque de Ilustración [revista].

Cosmética e higiene. Las empresas de perfumería ostentarán un papel decisivo en el contexto publicitario. Concretamente, las casas Gal y Floralia serán clave por dos motivos: A partir de 1916, estas dos empresas alcanzaron fuertes índices de productividad que tuvieron como consecuencia un aumento espectacular de las ventas en territorio nacional e internacional. La prosperidad lograda por estos negocios se vio reflejada en la ingente inversión publicitaria de estas empresas.

Por otra parte, estas empresas de cosmética serán pioneras en encargar su publicidad a los jóvenes artistas que están comenzando a desarrollar sus carreras mediante la colaboración en revistas gráficas de la época: «van a confiar la realización de su publicidad a estos nuevos artistas, y su difusión al excelente marco constituido por las mencionadas revistas ilustradas». La perfumería Gal se caracterizó por apostar por un artista en particular: Federico Ribas estaría eternamente unido a Gal. Sin embargo, Floralia optará por la estrategia opuesta y encargará sus anuncios a una gran variedad de artistas como Penagos, Bartolozzi, Aristo Téllez, K-Hito, Bujados, Varela de Seijas y una larga nómina de dibujantes.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto